CORDILLERA DEL NORTE, CORDILLERA DEL SUR

PROYECTO ERIAL
JOSEFINA ASTORGA / JAVIERA ASENJO / CATALINA CORREA / JUAN PABLO VENEGAS

Un erial es un terreno baldío, un sitio semi abandonado con escasos rastros de vida vegetal y humana. Similar es el estado de la mente al situarse frente a un nuevo paisaje para comenzar una residencia de investigación. Recorrer, observar, recolectar las pistas de lo que hubo o podría caber allí. El proyecto Erial es producto de la reunión de 4 artistas chilenos que en distintos momentos, entre los años 2012 y 2014, realizaron una residencia artística en la ruralidad colombiana -Residencia en la Tierra-, donde desarrollaron investigaciones en torno al territorio, develando imaginarios locales relacionados con la historia y la arqueología (Correa), la lingüística y la etnografía (Venegas), la geomorfología y la cosmovisión andina (Astorga), la artesanía y lo ritual (Asenjo). Una vez en Chile, el año 2015, quisieron explorar las posibilidades de un trabajo colectivo a partir de esa experiencia común, que permitiera tensionar, profundizar y dar continuidad a las investigaciones que allí surgieron. Así es que proponen al MAC Quinta Normal un nuevo proyecto de residencia que abordaría las diferentes aristas del territorio en que se encuentra inserto el Museo, un espacio fundado el año 1841 justo en el límite urbano de la ciudad de Santiago, donde el imaginario rural se transforma en parque público y en espacio de educación y experimentación agrícola. Con el apoyo del Museo, entre mayo de 2016 y enero de 2017 se desarrolla la segunda residencia, cuyas prácticas, si bien buscaron en un comienzo tener un carácter relacional, terminaron volcándose naturalmente hacia el trabajo de taller, apareciendo el dibujo y la pintura, el collage, la escritura y la lectura, la fotografía, la cerámica y el telar. Sin embargo, en dos instancias se abre el taller a la comunidad. En noviembre de 2016, en el marco de Museos de Media Noche, se exhibe el estado de los cuatro procesos creativos, y luego, con el objetivo de reflexionar respecto de la figura de residencia artística y su carácter procesual inserta al interior de un espacio museal, se invia a un conversatorio en el taller, en enero de 2017. Como consecuencia de este proceso investigativo que comienza en la ruralidad colombiana y concluye en la urbe chilena, emanan cuatro obras en diálogo.

CORDILLERA DEL NORTE, CORDILLERA DEL SUR

 Investigación en torno al paisaje y a lo andino, el paisaje como objeto de pensamiento y de práctica, alejándose de la mera contemplación (Lo que está delante de mis ojos). Comprendiendo la montaña y su representación desde un nudo de caminos que se cruzan desde un plano mágico y de seres sobrenaturales, lo invisible, la plena energía que nos vigoriza y equilibra mediante las cumbres y sus seres divinos, acciones y pensamientos basadas en las  emociones y los sentimientos más que la razón, donde la forma de trabajo artístico es el rito, lo pagano y lo lúdico, ahí, surge el interés en el oficio de la cerámica, para pensar en símbolos, desde el acto el volumen, para la interpretación de un cosmos, representado en Los Andes, ahí, la importancia de subir y buscar las alturas, donde las perspectivas son otras, la celebración fÍsica es un rito  y la montaña es la representación de nuestra realidad.