RETRATOS, PAISAJES Y CONVERSACIONES SOBRE LA HISTORIA DE UN ARSENAL.

RESIDENCIA FASE #1. ARSENALES DE GUERRA DEL ANTIGUO REGIMIENTO DE BATUCO.

Con las obras de Josefina Astorga (1984) y de Juan Castillo (1952) se da inicio a la primera fase de intervenciones del proyecto BACO 2017. La locación de esta primera intervención es la de las instalaciones en desuso del Regimiento No2 de los Arsenales de Guerra del Ejercito de Chile, locación que ha sido el centro de operaciones para los dos artistas invitados y en las que se ha trabajado tanto con el personal como con la infraestructura en desuso del antiguo regimiento. El proyecto BACO se encuentra, activando lugares abandonados o ruinas contemporáneas en las inmediaciones del pueblo de Batuco, al norte de Santiago. En este caso, el arsenal de guerra del regimiento numero 2 de abastecimiento, es un lugar con una gran carga histórica. No solo por el hecho de pertenecer al ejército y que, gracias a la apertura e interés de sus administradores, se plieguen a conectar el trabajo de artistas y gestores culturales en su locación; sino porque su historia se remonta a principios del siglo XX, momento en el que este polvorín inicia sus funciones y se transforma en un punto de referencia ineludible para el sector. Muchas personas vivieron o trabajaron en este lugar. Las obras de Josefina Astorga y Juan Castillo nos llevaran a las pequeñas historias que traspasan los desastres y lo memorable mediante los relatos de personas que recientemente han estado habitando el lugar. Los fantasmas y los sueños convergen para darle forma a los infraleves que los artistas han asimilado para intervenir las ruinas recientes de un lugar que se transforma en un dispositivo arqueológico, una esponja que ha absorbido su entorno, lo ha vivido y ha sido testigo de una historia muchas veces opacada por la cercanía olvidada de una periferia demasiado cercana al centro. Josefina Astorga se centra en las historias que pueden contar las imágenes, desarrollando una serie de retratos de los militares que ahora habitan el polvorín. Su narración fotográfica se despliega en dos de los lugares, como dos formas de habitar, usando las ruinas de una casa de oficiales y el espacio central del abandonado casino de suboficiales como soporte para la escritura de esas historias cercanas, singulares e íntimas; y recurriendo al retrato como un lenguaje autónomo en el devenir de esas historias de lo propio. / Extracto del texto realizado por Daniel Reyes.